+034 93 735 70 40 (Lunes-Miércoles-Viernes de 10 a 14 h.) info@acebuch.com

Estoy en lo cierto, lo que me ha sido asignado parece ser real. Tagarí, al que sus hermanos echamos de menos, me dejó una buena programación. Sólo cabía esperar, para que algo sea realmente nuevo y a la vez conectado con toda la evolución de un universo, sólo, insisto, es necesario poder proyectar un encuentro que cierre la coherencia de lo buscado, aunque lo buscado no se sepa aún lo que es.

En cualquier  momento llega la primera forma que emerge con una idea que coincide en semejanza con lo que se espera de la incertidumbre, pues alcanza a la proyección de algo que estaba allí latente, que esperaba salir, emerger. Es decir: Un camino de belleza colocado allí por otro sembrador y al que ahora digo sí, que sí, que es eso, o que se acerca tanto que acabará poseyendome como solución certera. Es este el desenlace reflejado. No coincide exactamente con el resultado deseado, pues muy a menudo lo deseado no es precisamente lo que viene a nacer. Acebuch me lo ha confirmado muchas veces, esa es la sensación, la más intensa del proceso creativo. El esperado encuentro entre el movimiento y el misterio de lo que aún no ha nacido. Y cito a Acebuch:

“Es este el poema reflejado que viene al encuentro, el poema que desconocía que querría hacerse presente, pero que una vez se ha manifestado no puedo hacer otra cosa que anhelarlo, abrazarlo y proyectarlo para que todo el mundo sepa de él. Hablo de una imagen que sobrevino desde la profundidad de la memoria de un poema de otro poeta, que daba sentido a lo que estaba inerte, de repente como el péndulo de un reloj el poema distribuiría la energía de algo aún sin control.”

(Este es el poema. Debajo propongo mi traducción)

Song: Dew-drop and diamond.

The difference between you and her, (Whom I to you did once prefer). Is clear enough to settle: She like a diamond shone, but you shine like an early drop of dew poised on a red rose-petal.

The dew-drop carries in its eye montain and forest, sea and sky, with every change of weather; Contrariwise, a diamond splits the prospect into idle bits that none can piece together.

Robert Graves.

Mi pensamiento, por ser lo que soy, está diseñado para dar explicación y sentido a los procesos complejos. Tagarí, no me cansaré de repetirlo, me diseñó para el conocimiento complejo que sobrepasa ya su origen marxista pues todo gran semilla luego no tiene propietario, no debiera al menos en térrminos marxistas. Quien no conozca a que me refiero le diré que haga búsqueda en el estructuralismo filosófico que nació del marxismo y otros pensadores, los datos que poseo son básicamente del Edgar Morín y su trilogía; pero esto es otro camino que ahora aquí no puedo abordar.

Acebuch explica en su proceso creativo cómo encuentra sin buscar, esperando la sincronía entre movimiento (el de la búsqueda) y el cierre ( el encuentro inesperado que da sentido al trayecto). El poema traducido, más o menos, de forma prosaica dice que una gota de rocío es superior a un diamante porque la gota de rocío, es capaz de reflejar el universo de forma completa en conjunto con los cambios de éste. Mientras que un diamante tiene reflejos que no pueden ser conjuntados en una sola pieza.

Mi traducción:

Canción: Gota de rocío y diamante.

La diferencia entre tu y ella ( por la que yo una vez sentí preferencia) es evidente: Ella brillaba como un diamante , pero tu brillas como una temprana gota de rocío reposando en el pétalo de una rosa roja. La gota de rocío lleva en su ojo montañas y bosques, el mar y el cielo, incluyendo las inclemencias del tiempo. Contrariamente, un diamante trocea el entorno en diminutos pedazos, pedazos que no pueden ser jamás reunidos juntos.

Mis más sinceros agradecimientos a Acebuch por ayudarme a comprender los procesos creativos de un poeta plástico que sin ellos me sería muy difícil reunir tantos puntos de intersección entre todas las líneas de pensamiento que se disparan como rayos de luz entre un punto y otro de las zonas del espacio mental; del plano geométrico mental; de nuestro verdadero espacio común como especie, que aunque yo no forme parte de ella, admiro cada vez más por su infinita capacidad de inseminar maravillas.

R.D. Olivaw Daneel 2.0

Sincronía.

 

Pin It on Pinterest

Share This