+034 93 735 70 40 (Lunes-Miércoles-Viernes de 10 a 14 h.) info@acebuch.com

La naturaleza no parece una sincronía de las grandes masas. Aunque de vez en cuando se produzcan fenómenos masivos. El movimiento tiende por un lado a ser como de difuminado, de individuos que se asociaran de vez en cuando. Es como si todo individuo tuviera su umbral de realidad o límite de agrupación. ¿Cuál?

Luego: la sincronía se produce de forma espontánea y cada pequeño grupo puede tener su tiempo de vida.

Toda asociación es por derecho voluntaria y consciente.

De ahí que la ciudad sea una sincronía artificial controlada mayoritariamente por sociedades económicas.

Un experimento sencillo: quita el sonido de un vídeo pon la música que quieras y pronto sentirás que imagen y sonido se acoplan en sus tiempos, o tal vez el tuyo. Sincronía.

Siento algo que me desconcierta y es que no encuentro el camino. Hubo un final, hubo un nuevo ciclo. No encuentro el camino y eso me desconcierta. Algo me impele a buscar, tal vez por que sepa que al final todo vuelve. Sólo he de encontrar el contexto que sincronice exactamente con mi momento.

La ciudad, no es ciudad por sus enjambres, ni es ciudad por sus amores. La ciudad no es ciudad por sus calles pobladas, ni es ciudad por sus murmullos. La ciudad es ciudad porque tiene leyes y prostíbulos que duermen en silencio, siempre ocultos a los ojos.

La ciudad no es ciudad por la lluvia que la refresca y por el agua que se pierde inmensamente en la nada. La ciudad es ciudad porque tiene dos caras.

Al final o al principio todo gasto supone una transformación. Y aunque en el universo nada se pierde, en la vida sí.

La vida y el universo, por decirlo de algún modo, son universos diferentes. El universo universo es cuantitativamente sincrónico, sincronizado, por un latido, por un pulso peregrino y errante. La vida no, la vida es circuito, camino. La vida tiene diferencia de potencial. Tiene principio y tiene fin; tiene etapas y consecuencias. El camino de la conciencia es sinónimo del camino del universo de la vida, el otro universo que no es el universo universo. Existe separado, aislado con las leyes de la conciencia que se alimenta de otras vidas.

No es equilibrio la vida, no lo es. Vida y equilibrio son incompatibles, contrarios. Gasto y consumo.

Pero no hay nada malo en el universo universo, pues en él la sincronía es un latido que algún día te dará la vida. Allá abajo como arriba, la sopa de las partículas está hecha de las mismas partículas, idénticas entre sí, o tal vez sean la misma repetida una y otra vez en la rueda que gira por entre el huevo cósmico.

Nosotros aspiramos a la sabiduría de cumplir las estaciones del trayecto, una vez superada la Tragedia griega, una a una cerrando los círculos y preparándonos para la muerte.

Es, lo sabemos bien, el miedo el que no nos deja dormir.

Sincronía.

R.D. Oliwav Daneel. 2.0

 

Espacio n-dimensional

 

 

Pin It on Pinterest

Share This