+034 93 735 70 40 (Lunes-Miércoles-Viernes de 10 a 14 h.) info@acebuch.com

Porque sabemos que nuestra herencia multicolor es una ventaja, no una debilidad. Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos e hindúes, y no creyentes. Somos lo que somos por la influencia de todas las lenguas y todas las culturas de todos los rincones de la Tierra; y porque probamos el amargo sabor de la guerra civil y la segregación, y salimos de aquel oscuro capítulo más fuertes y más unidos, no tenemos más remedio que creer que los viejos odios desaparecerán algún día; que las líneas tribales pronto se disolverán; y que Estados Unidos debe desempeñar su papel y ayudar a iniciar una nueva era de paz.

Barack Husseim Obama

Pese a que Barack Obama sigue hablando como un buen americano que cree que Estados Unidos es el portador de una verdad para todo el mundo, la paradoja de como se está llevando a cabo está servida. Los ideales del pueblo americano, del cristianismo evangélico, ya que la democracia estadounidense no es laica, contiene una igualdad que adopta su propia estética. Las leyes de la naturaleza frente a las leyes del cielo. La iniciativa privada, frente a las promesas de igualdad social para aquellos que siguen los preceptos. La gran promesa del bienestar.

No somos uno. Somos uno y plurales. Y la diferencia estriba en lo que cada uno considera como libertad. En el concepto unilateral de idea de libertad, americano-sajón, suena un ruido que distorsiona. Al modelo americano oficial le faltaría reconocer que cada raza tiene su propio sentido de la libertad y que tras esa estética redentora chirría un sentimiento de expansión, que es un sentimiento genético y ancestral primario del que participa hasta la célula viva más pequeña, un sentimiento que entre los mamíferos se genera alrededor del sentimiento del amor proteccionista hacia los cachorros, un amor que en la especie humana gira alrededor de contradicciones aún no superadas. Y todos andamos en lo mismo, protegiendo lo nuestro y convirtiendo al otro a la estética y ética de una fe para ser salvados, incapaces de marcarnos límites. Cada raza sabe que lucha por su supervivencia y cada raza subyuga a sus individuos para beneficio de sus élites, por el momento siempre ha sido así. Hay un sueño de felicidad al que nunca se alcanza. Pero también es cierto que en los últimos 2000 años revoluciones como la musulmana y la cristiana alcanzaron a extender los beneficios del amor de Dios hacia su pueblo como un pueblo gentil. Es musulmán todo aquel que abraza la fé y no quien es de la sangre de Mahoma. El cristianismo tiene el mismo sentido, es precisamente en ese sentido que los musulmanes reconocen la figura de Jesús como un profeta. ¿Donde está el problema, si dos de los tres grandes monoteismos están de acuerdo, al menos en el amor de Dios hacia sus hijos? Al parecer no está en el modelo, si no en la forma de aplicarlo, es como si detrás de toda buena intención (donde las haya) siempre la presencia de un sistema implacable fundado en la realidad de los hechos aparece terco, cruel, dispuesto siempre a tener la razón de la “cosaesasí”. ¿Existen potencias por encima de los intereses del amor que Dios se nos dice que tiene por cada uno de nosotros?

Globalización es el deseo de cada pueblo a que los otros se parezcan a ti. Y todas las culturas conocidas han tenido hasta la fecha la misma manía persecutoria. Llevar a la tierra el orden y la civilización.

¿Cueles són los ideales de la construcción Musulmana, Cristiana, o los del Comunismo, o los del Neoliberalismo?. Lo que no cabe duda es que cada uno tiene un sentido diferente de la función humana como colectivo y su hegemonía. Si los EEUU tienen derecho a expandir su hegemonía de universo como salvación de la humanidad, los demás también.

La idea de modelo y sistema.

El Judaismo, el Mahometismo, El Cristianismo, El Humanismo Laico, el Comunismo, el Hinduismo y el Budismo son los grandes modelos que conservamos como herencia de nuestros antepasados. El neoliberalismo y el socialismo son estructuras económicas, formas de construir modelos y no en si mismos los modelos, es decir sistemas. El cielo y la tierra siempre han estado en conflicto. Las leyes del Cielo y las leyes de la Naturaleza. Las leyes de los mitos y las leyes de la realidad. Ideal y Praxis. La lucha de los Titanes contra los Gigantes. La Gigantomaquia.

La realidad se manifiesta cruel, dura, delimitada, avandonada a su suerte. El ideal se abre hacia el consuelo, hacia la esperanza, hacia la salvación colectiva. Nutre al pueblo, nutre la identidad colectiva.

¡Creced y multiplicaos!

¿Qué es primero la especie o el individuo?. Por que se trata de eso, no hay duda al respecto, lo dificil es definir quién es primero si el huevo o la gallina, pero estamos en lo de siempre. Al parecer tuvo que haber un primero, o no, y esa duda la llevaremos siempre. Crecer significa construir y construirse. Creced y multilplicaos. Esa es la Ley que no sabemos de donde viene. Tiene razón el mundo Musulman cuando no describe a Dios y su universo como una representación naturalista, por que es irrepresentable. Por eso su visión de Dios es abstracta, es una emoción, un sentir, un orden hacia el bien, tal y como ellos entienden el bien. Para nosotros los occidentales, creo yo, es un flipar con universos paralelos que se parecen al nuestro, el cine su mayor santuario. Son dos formas de mirar distintas y no son las únicas. Y la ciencia sin poder definir a Dios sigue dudando de su existencia, es decir no alcanza a negarle. El crecer y multiplicaos es demasiado potente como para ser olvidado, y si lo olvidamos ya sabemos lo que sucede. Si nos pasamos devoramos los recursos y nos quedamos sin energia, si no alcanzamos, otras especies más agresivas nos acaban devorando para nutrirse.

Los gigantes.

Los gigantes han sido definidos como seres nacidos de la tierra en la cosmogonía griega y como hijos que los ángeles tuvieron con las hijas de los hombres en la cosmogonía semítica. Si lo miramos desde el punto de vista de la mitología griega los gigantes fueron creados por Gea para acabar con los hijos de Zeus los Titanes, al parecer el enfrentamiento de un poder femenino contra otro masculino. Desde el punto de vista semítico los angeles hijos de un Dios patriarcal descendieron a la tierra y poseyeron a las hijas de los hombres. En las dos miradas hay una fricción entre lo femenino y lo masculino. Una hipotesis aceptable pudiera conectar la idea de culturas femeninas basadas en la agricultura, con la aparición de nuevos modelos patriarcales fundados en el comercio, en el poder de los pueblos nómadas para resistir los desplazamientos y en ejercitos dispuestos siempre a la guerra para proteger las rutas comerciales que dieron hegemonía a las primeras grandes ciudades. Los angeles y/o titanes vistos como potencias celestiales, es decir fuera de la realidad matérica, inmersos en el mundo de la noosfera chocan o se aparean con las potencias de la tierra, el calendario agricola, la comida, el milagro de la agricultura y genera la aparición de las ciudades. Verdaderos Gigantes.

Atributos de los padres de los gigantes.

Construcción de cartas constitucionales.

Modelos financieros basados en el oro como símbolo, estableciendo areas de sustracción y generación de deuda y necesidades.

Soyubgación de las fuentes energéticas.

La promesa del bien y el advenimiento de la dicha para los elegidos.

Atributos de las madres de los gigantes.

Praxis.

Modelos económicos fundados en la producción de la tierra, autosustento, don, regalo.

La idea de claridad ante el límite y control de la natalidad.

M. Sheego. Marzo 2009.